Polar Medio Fondo terminada!

FIN! Hoy he terminado una de las pruebas con las que he disfrutado más de todas las que he realizado: la Polar Gran Fondo. 

En su segunda edición, como en la primera, la marcha cicloturista contaba con dos distancias: Gran Fondo y Medio Fondo, de 186 y 97 km respectivamente. Debido a mi poca experiencia sobre las dos ruedas, mis pocos entrenos, y sobretodo que el verdadero objetivo de la temporada está a tan sólo 2 semanas vista, me decanté en su momento por recorrer los 97 km de la Medio Fondo con aproximadamente 1550 m de desnivel. 

Como digo es la primera marcha cicloturista que hago y la verdad es que la he disfrutado mucho. Había ensayado el recorrido hace un par o tres de semanas, y sinceramente lo pasé bastante mal para terminar, lo que me hizo pensar que quizás hoy la prueba se me atragantaría. El día que probé el recorrido tardé unas 4:30h en hacerlo, así que cualquier tiempo entre 4:30 y 5h me habría parecido más que aceptable. La estrategia para hoy era fácil, no forzar más de la cuenta, ayudarme de las ruedas de los demás en los llanos y subir tranquilamente los puertos. Parecía más o menos fácil hasta ayer, que empezó a soplar el viento, y todos empezamos a temer un día bastante aireado, así que no tocaba más remedio que mentalizarse y consolarme pensando que habría gente que tendría que aguantar el doble de distancia que yo, así que nada de quejarse.

Sin embargo el día se ha levantado tranquilo, con algunas rachas de viento, pero nada comparado con lo que hacía a las 5 de la mañana, cosa que ha permitido rodar con muchísima más comodidad.

A las 7:30 se daba la salida y 12 minutos más tarde cruzaba la línea para empezar a contar mi tiempo. Empezaba poco a poco, intentando encontrar un ritmo que me permitiera seguir más o menos rápido y buscando algún grupo con el que ahorrar energías, pero no encontraba ni una cosa ni la otra, así que tras casi 15 km saltando de rueda en rueda, y también en el momento en que comenzábamos la ascensión a la Mussara he decidido apretar un poco más de lo que lo hago los días en los que entreno.

Poco a poco me iba notando mejor, subiendo a buen ritmo y sin sobrepasar las 170 pulsaciones. He dejado muchos corredores atrás, creo que unos 300, y mis sensaciones eran inmejorables, me sentía mucho mejor de lo que en mis expectativas podría imaginar, subiendo en varias ocasiones a plato, forzando las piernas y disfrutando de su respuesta. Cuando me he querido dar cuenta estaba arriba, rellenando los bidones y tomando el primer gel.

A partir de ese punto, sabía lo que me esperaba, casi 20 km de sube-baja, con mucha velocidad y con oportunidad de adelantar a varios participantes. En los llanos y descensos rápidamente me situaba por encima de los 50 km/h, y en los repechos cortos apretaba todo lo posible para no tener que cambiar al plato pequeño, subiendo de pie y apurando al máximo.

Casi sin enterarme, estaba ya en el segundo avituallamiento, y esta vez, visto el descontrol del primero, ya tenía la estrategia preparada: dejar la bicicleta lo antes posible, tomarme la barrita correspondiente, coger los dos bidones e ir a rellenarlos, echar las sales al del agua, y a subir el puerto de 5 km que quedaba por delante lo antes posible.

Una vez ya he tenido los bidones llenos he vuelto a emprender la marcha lo más rápido posible, volviendo a centrarme en adelantar corredores para evitar así pensar en el desnivel, que esta vez era mayor, y en apenas 13 minutos ya volvía a estar arriba del todo, con otro puerto menos, y otra vez un sube-baja de varios km hasta llegar al Coll d’Alforja donde empezaría otro buen descenso.

Llegado ya al km 80, y tras haber bajado hasta Alforja, me he saltado el último avituallamiento, y no he tomado el último gel que debía. Me sentía con muchas fuerzas, he estado bebiendo abundantemente durante todo el recorrido y el ritmo que llevaba era realmente bueno, casi sin bajar de los 50 km/h, así que he decidido seguir y apretar para llegar a la meta lo antes posible. Sí es verdad que al final las piernas ya se notaban cansadas, les costaba un poco, pero aún así no me ha costado aferrarme a alguna rueda para que me llevara hasta el final.

Finalmente he parado el cronómetro en 4 horas, rebajando en 30 minutos mi mejor expectativa. Así que finalmente puedo decir que he terminado la prueba muy contento, muchísimo más rápido de lo que pensaba hacerlo, con muchísimas mejores sensaciones y habiéndolo pasado genial. Grandes vistas, gran compañía, gran recorrido y por mi parte, gran organización.

Después de esta magnífica prueba, esta tarde ha tocado salir a correr un poco para desintoxicar las piernas. 5,14 km en 28 minutos que pensaba que me costarían mucho más, pero en realidad se han echo bastante llevaderos.

La semana que viene esta a punto de empezar, y eso significa que, una vez finalizada, ya sólo habrá una cosa acercándose desde el horizonte… Quedan 15 días!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *