Crónica Mitja Marató Salou 2015

Pues ya estamos aquí de nuevo, han pasado dos semanas de la última carrera: Mitja Marató Tarragona 2015.

Tenía unas ganas enormes. Desde que crucé la meta en Tarragona, se empezó a poner entre ceja y ceja mejorar mi marca en Salou. La motivación era enorme y sabía que las piernas podían con ello. Sin embargo, tenía mis dudas. Y esas dudas desaparecieron del todo cuando Rubén me dijo que se apuntaba, y que me llevaría hasta la meta por debajo del 1:40h. Si él lo decía era verdad, sí o sí.

Esta mañana tras desayunar bien he ido hasta Salou, donde me he encontrado nada más llegar con David Balañà y Pep. Hemos ido a recoger los dorsales y estando allí ha llegado Carlos con Alba y también Rubén. Los nervios estaban a flor de piel. Carlos debutaba en media maratón, aunque personalmente sabía que estaba más que capacitado para hacer un carrerón, como así ha sido. A falta de 10 minutos para empezar nos hemos encontrado con Raul, y a partir de allí ya, cada uno a lo suyo.

Raul ha ido siguiendo la liebre de 1:24, Carlos, David, Rubén y yo hemos salido a aguantar la de 1:40 y Pep la de 1:50.

20151214023506

La salida ha ido bastante bien, intentando encontrar el hueco para pasar entre tanta gente e intentando encontrar el ritmo apropiado para toda la carrera, 4:44 min/km era el límite para llegar al objetivo. Rubén lo tenía claro, ritmo constante, ni apretar ni aflojar, regularidad. Y así ha sido, desde el primer momento hemos cogido el ritmo, y los 4 hemos aguantado realmente bien. Iban pasando los km y conseguíamos recortar un poco de tiempo con la liebre, que había salido algo antes que nosotros. En cuanto hemos conseguido colocarnos en el pelotón, nos hemos mantenido, aguantando el ritmo.

Km 5, y empezaban las subidas. Aquí ha sido donde se ha notado la experiencia y el físico. David y Rubén podían aguantar mejor los ritmos en ascensión, mientras que Carlos y yo sufríamos algo más. A pesar de ello, en los descensos posteriores siempre nos terminábamos reuniendo todos de nuevo. Carlos iba encontrando el ritmo y las sensaciones. Sinceramente lo he visto muy bien, controlando y con muy buen fondo.

A lo tonto a lo tonto, con mucho ritmo los metros iban pasando, y nos hemos plantado en cap Salou en la primera vuelta. Me encantaba oir a Rubén decir: “aumentamos cadencia, pasos pequeños, y con las puntas”. Se notaba que sabía de lo que hablaba y, con las fuerzas que tenía intentaba seguir sus consejos. Sin mirar hacia arriba y sin obsesionarme las pendientes iban pasando y el primer cap Salou estaba finiquitado. Quedaba bajar durante casi 3 km más y recuperar tiempo y piernas. Entrando en el paseo marítimo ya volvíamos a tener a la liebre justo delante, y en cuanto dimos el giro de 180º y empezamos la segunda vuelta, nos colocamos por momentos incluso a su lado. Ya había tomado el primer gel y parecía que junto al agua el cuerpo se daba un respiro y me sentía con fuerzas de nuevo.

Desniveles otra vez. La segunda vuelta se hizo algo más dura. No quería bajar demasiado el ritmo pero no podía apretar más de la cuenta si quería llegar al final con algunas opciones. Así que la primera pendiente la hice con calma, sufriendo ya, pero reservando lo poco que quedaba. En las bajadas me unía al grupo y en los repechos me distanciaba un poco. Pasado el km 15 le pedí el segundo gel a Rubén, que lo tenía en la mano ya preparado, como siempre, pensando en todo, y cap Salou se volvía a acercar siendo consciente de que era, por fin, el último gran desnivel que había que correr. Para entonces, David y Carlos estaban ya algo adelantados, y Rubén se quedó conmigo. Él subió algo más rápido (evidentemente), y yo mantuve el ritmo y fui subiendo poco a poco, una vez llegados arriba, no era consciente de lo que iba a sufrir y lo que iba a reflexionar en los poco más de 4 km que faltaban.IMG_0656

Aprovechamos todo lo que dio de sí la siguiente bajada, la liebre, esta vez, se había escapado a algo más de 15 segundos. Y sabía que las piernas estaban en el punto en el que dejar de correr con la mente significa dejar de correr con las piernas. No podía permitirme aflojar ni 5 segundos el ritmo, porque hubieran sido los primeros 5 de muchos. Rubén seguía animando, haciendo cuenta atrás de km, calculando rápidamente y tranquilizándome diciendo que íbamos bien de ritmo. Realmente no sé hasta qué punto podría haber aguantado la velocidad que llevábamos. Sin embargo, lo peor llegó cuando volvimos a pisar el paseo, el desnivel 0 es mi talón de Aquiles. Me cuesta mantener el ritmo en llano cuando voy muy fatigado y lo sabía. Empezamos a correr el paseo y notaba que cada vez estábamos ligeramente más cerca de la liebre. Tomaba referencias y calculaba los segundos de diferencia entre él y nosotros y podía comprobar como efectivamente, poco a poco íbamos recortando. 10 segundos, 8, 6, 5. Miré el ritmo, 4:55min/km. Era por debajo del objetivo, pero me aliviaba pensar que el trabajo ya estaba casi todo hecho. Faltaba poco más de 1 km, el último repecho, y ya sería todo cuesta abajo. Tenía a la liebre a 2 metros, sola, ya que todo el mundo había apretado para ser también sub 1:40h. Él mismo me animó, diciendo que estaba en tiempo, que llegaría incluso con margen, y Rubén, como durante toda la carrera, seguía allí, tirando de mi, no permitiendo que me hundiera en esos últimos metros.

Miré el tiempo: 1:37 y ya sólo quedaban unos metros. No sólo íbamos a cruzar por debajo de 1:40, sino que incluso me veía cruzando por debajo de 1:39. En esos momentos ya no quedaban fuerzas pero era la felicidad la que empujaba.

Finalmente llegamos, 1:38:22 de tiempo real y lo mejor, junto a Rubén, que gran parte del trabajo fue también suyo. No puedo más que agradecerle a todo el equipo y sobre todo a él haber conseguido el reto que de no ser por ellos no habría conseguido ni en sueños. De verdad, no os dejéis engañar, que como suelen decir, lo bueno viene en frascos pequeños, y este tipo es una grandísima persona! Ah, por cierto, si todavía no le seguís, no sé a qué esperáis : Atletas de hierro.

Os dejo por aquí algunas de las fotos de ayer.

IMG_0612IMG_0614 IMG_0622IMG_0632 IMG_0639IMG_0649IMG_0673

 

 

1 comentario

  1. Qué grande Xavi! Muy buena crónica y felicidades por el tiempazo! Y no te engañes, el 99% de culpa de tu resultado es por tí, yo estaba de espectador casi y lo hubieras hecho igual. Seguro! A descansar y a seguir fijándose objetivos, que esta marca en poco tiempo tiene que quedar “anticuada”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *