2017

Hace tiempo que no escribía en el blog, por falta de tiempo y porque lo tengo algo olvidado. Me faltan algunas crónicas de las últimas carreras que espero llegar a publicar. Sin embargo no podía dejar pasar éste post.

Desde que empecé a escribir el blog, cada año he recogido lo vivido en un pequeño resumen y este año no podía faltar.

2016 ha sido un año increíble. Por fin he conseguido cogerle más o menos la medida a esto del triatlón en su media distancia y he empezado a sentirme genial cuando corro.

A pesar de todo ello, 2016 no ha traído nuevos retos. Ha sido un año para asimilar lo aprendido años atrás y para que el cuerpo fuera capaz de mejorar en aspectos necesarios.

Siempre se puede mejorar, aunque termino el año realmente satisfecho:

  • 1 5k (el que voy a hacer esta tarde en la Sant Silvestre)
  • 1 10.000
  • 2 Medias maratones
  • 1 Duatlón
  • 2 Triatlones olímpicos
  • 4 Halfs
  • La Polar Medio fondo
  • Y un trail de 13 km

Lo mejor de todo, sin embargo ha sido poder compartir todas y cada una de esas carreras con amigos que viven y sienten lo mismo que yo. No importa quien quede por delante de quien, lo importante es disfrutar de esto en compañía.

2017

Pero lo que nos viene encima va a ser increíble. En este 2017 los retos se magnifican y habrá que entrenar más que nunca para lograr sacarlos adelante.

Para empezar, en nada llega el primero. Será el 12 de marzo cuando nos vayamos a Barcelona a correr la maratón. 42,2 km corriendo por la ciudad condal en lo que será mi primera maratón. No me siento preparado ni mucho menos, pero espero que las cosas cambien en este tiempo que falta. Seguro que saldrá una genial carrera. Lo bueno que puedo sacar de los Halfs es la capacidad para autogestionarme, así que no habrá otra que saber dosificar las fuerzas para llegar a meta de una pieza.

El siguiente esperará hasta mayo. Tras haber hecho 2 años seguidos la Polar Medio Fondo de La Mussara, este año he decidido intentar atacar la Gran Fondo. 189 km en bicicleta recorriendo las Montañas de Prades con 3.200m de desnivel acumulado. Será un gran reto y una motivación para entrenar sobre la bicicleta, que es sin duda la disciplina que más me cuesta.

El año pasado la hice junto a Carlos, y eso me ayudó mucho. Esta vez no voy a tener a nadie que me empuje y van a ser como mínimo 7-8 horas en las que voy a estar mayormente solo. Genial para preparar las piernas y la cabeza para lo que está por venir.

Esto es todo hasta llegar al verano. En ese momento realizaré un pequeño descanso para empezar la última preparación al 100%. Y es que el día 1 de octubre nos vamos al ¡IRONMAN Barcelona! 

Así es, 3,8km de natación, 180km de bicicleta y 42,2 km corriendo me esperan el día 1 de octubre. Algo que nunca pensaba que estaría preparado para hacer y que este año parece ser, si no se tuerce nada, que va a ocurrir.

Cada vez que lo pienso me viene a la mente que no soy yo quien lo va a hacer, que eso no puede pasarme a mi. Todavía faltan 9 meses, así que a entrenar se ha dicho.

Si tenéis ya vuestros objetivos para el siguiente año, os animo a que los cumpláis sin excepción, y si todavía no los tenéis, aún faltan unas horas para que den las campanadas, así que apresuraos a marcaros vuestros propósitos de año nuevo.

Recordad: cosas realistas, que podéis cumplir y que os motiven. Buscad la motivación en aquello que queréis hacer y os será muchísimo más fácil.

¡Feliz año 2017!

 

 

 

 

Otra vez aquí, escribiendo estas últimas líneas del año. Y aunque no escriba constantemente, ya no olvido registrar mis carreras y fechas importantes en el blog, dejar constancia y plasmar mis sensaciones.

Hace ya 2 años que escribí el primer resumen del año. Ese 2013 fue mágico, el principio de algo que se va haciendo cada vez más grande. No era consciente entonces y cada vez me percato de que soy incapaz de ser consciente de el lugar al que me llevará todo esto. Lo imprevisible que es todo y las vueltas que da la vida, cambiándote la ruta y ofreciéndote en ocasiones mejores planes.

2016-623x320

El tiempo vuela y hace más de un año que me planteé terminar el Challenge Salou 2015.

Hace ya más de un año que sé que el 2015 iba a ser espectacular.

Hace ya más de un año que no era consciente de lo que iba a llegar a sufrir.

Y hace ya más de un año que no sabía lo mucho que iba a DISFRUTAR.

Recuerdo haber hablado del día en que empecé con esto del triatlón, esa emoción al cruzar la meta de mi primer sprint. Recuerdo esa emoción al darme cuenta de lo que era capaz de hacer por mi sólo, pasándolo mal pero a la vez disfrutando. Y lo recuerdo porque durante todo este año no he parado de sentir lo mismo, una vez tras otra, prueba tras prueba.

Conseguí terminar Challenge Salou, sufriendo hasta el extremo, con unas piernas que no funcionaban desde los primeros pasos de los 21 km de carrera a pie. Conseguí terminar de nuevo el triatlón de Cambrils, aunque este vez en distancia olímpica. Conseguí arrastrarme hasta la meta de un Half de Balaguer infernal. Conseguí, gracias a Ruben, bajar de 1:40h en la media maratón de Salou. Y aunque no fuera ninguna prueba ni estuviera cronometrado, conseguí terminar los 35km de trail de hace 4 días.

La pregunta que muchos se hacen al ver todo esto es: ¿Y para qué? ¿Qué te queda?

Pues bien, lo que me queda no es dinero, ni tan siquiera medallas o premios. Lo que me queda y lo que realmente recuerdo es ver a mi gente esperar en Salou el 31 de mayo, cuando casi todo el mundo había terminado, a que yo llegara a meta, animándome y ofreciéndome su aliento en cada vuelta, mientras sufrían incluso más que yo al ver mi situación.

Me quedo con los enormes buenos ratos entrenando con amigos, disfrutando de estos tres maravillosos deportes.

Me quedo con esos momentos en los que no podía más corriendo por el lecho del río Segre, en Balaguer, donde conseguí sacar fuerzas de donde ya no había para no defraudar a todos y terminar, aunque fuera en última posición. Me quedo con la amistad de esos que son capaces de permanecer 2 horas extras esperándome, tras haber realizado casi 6 horas de competición.

Me quedo con la palabra de Ruben, que dijo que me llevaría hasta el sub 1:40h y así lo hizo, pudiendo realizar una mejor marca por su cuenta.

Me quedo con la sensación de no haber sido el mejor entre todos, pero si el mejor entre mis “yo” pasados.

Me quedo con las ganas de que esto siga creciendo.

Me quedo con la motivación de que quizás este año no consigamos todavía cosas más grandes, pero si que las conseguiremos mejores.

Me quedo con que toca empezar a sentar las bases para que los próximos años sean enormes.

Es casi imposible decir todo lo que me gustaría decir en estas pocas líneas. Pero me gustaría agradecer una vez más a todos los que han formado parte de este gran éxito. No puedo evitar sentirme pequeño cuando me rodeo de tanta experiencia y buen rollo.

Como cada año, terminaré animando a todo el mundo a que haga lo que le llene de verdad. Algo por lo que no se tengan que contar horas, sino momentos. Aquello en lo que realmente seáis buenos, no porque lo hagáis mejor que los demás, sino porque lo hacéis de corazón y lo disfrutáis.

Aprovechad este 2016, que en breve estoy escribiendo un nuevo resumen, y entonces llegan las lamentaciones.

¡Feliz año 2016 a todos!

 

 

Una vez terminada esta primera semana sin rumbo puedo estar convencido de haber disfrutado de los entrenamientos como hacía tiempo que no lo hacía. Y es que con buena compañía siempre es mejor. Tras el principio de semana que os comenté en el anterior post, el viernes fuimos a nadar unos metros. Salieron cerca de 1300 metros, con unas series de 5 x 100 que salieron rondando los 1’50” (todo un reto para mi en la piscina), las piernas estaban todavía resentidas del entrenamiento del jueves, y fue muy buen para recuperar.

IMG_4524

Ayer sábado no podía tocar otra cosa que ruta en bicicleta. Salió una ruta preciosa, con subidas para fortalecer las piernas, bajadas para disfrutar y vistas increíbles. Aquí tenéis el track de la ruta de ayer, donde a pesar de todo el esfuerzo, lo más atractivo del recorrido fue la parada en Montral, donde nos pudimos deleitar con unas maravillosas magdalenas que tras unos cuantos quilómetros sabían a gloria.

Continúa leyendo

Una vez terminado el Triatló de Cambrils la cosa se calma y mucho, en el horizonte dejan de haber competiciones y la única que podría llegar a divisarse es el Half de Menorca en septiembre, así que ante la incertidumbre y sobretodo, para evitar empezar otra vez de cero ya pasado el verano, este año me he propuesto no bajar el ritmo o intentar minimizar las perdidas durante estos 2 o 3 meses.

IMG_4511Así que tras la competición del domingo pasado, esta semana toca descansar un poco y volver a coger ritmo.

Continúa leyendo

Tras finalizar el Challenge Costa Daurada del día 31 (del cual podéis leer la crónica aquí), me decidí a inscribirme en el triatlón que lo fue todo para mi hace un año: El triatló de Cambrils. Dejando a un lado lo buena o mala que pudiera ser la organización, o lo bonito o feo que pudiera ser el circuito, esta prueba significó mi debut en el triatlón, y quería volver a disputarla de nuevo, esta vez en la modalidad olímpica, pero con absolutamente la misma esencia. Fue la misma tarde del Challenge de Salou cuando realicé la inscripción, y desde entonces el proceso ha sido de recuperación del desgaste del día 31 primordialmente.

cropped-IMG_05721.jpgContinúa leyendo