2017

Hace tiempo que no escribía en el blog, por falta de tiempo y porque lo tengo algo olvidado. Me faltan algunas crónicas de las últimas carreras que espero llegar a publicar. Sin embargo no podía dejar pasar éste post.

Desde que empecé a escribir el blog, cada año he recogido lo vivido en un pequeño resumen y este año no podía faltar.

2016 ha sido un año increíble. Por fin he conseguido cogerle más o menos la medida a esto del triatlón en su media distancia y he empezado a sentirme genial cuando corro.

A pesar de todo ello, 2016 no ha traído nuevos retos. Ha sido un año para asimilar lo aprendido años atrás y para que el cuerpo fuera capaz de mejorar en aspectos necesarios.

Siempre se puede mejorar, aunque termino el año realmente satisfecho:

  • 1 5k (el que voy a hacer esta tarde en la Sant Silvestre)
  • 1 10.000
  • 2 Medias maratones
  • 1 Duatlón
  • 2 Triatlones olímpicos
  • 4 Halfs
  • La Polar Medio fondo
  • Y un trail de 13 km

Lo mejor de todo, sin embargo ha sido poder compartir todas y cada una de esas carreras con amigos que viven y sienten lo mismo que yo. No importa quien quede por delante de quien, lo importante es disfrutar de esto en compañía.

2017

Pero lo que nos viene encima va a ser increíble. En este 2017 los retos se magnifican y habrá que entrenar más que nunca para lograr sacarlos adelante.

Para empezar, en nada llega el primero. Será el 12 de marzo cuando nos vayamos a Barcelona a correr la maratón. 42,2 km corriendo por la ciudad condal en lo que será mi primera maratón. No me siento preparado ni mucho menos, pero espero que las cosas cambien en este tiempo que falta. Seguro que saldrá una genial carrera. Lo bueno que puedo sacar de los Halfs es la capacidad para autogestionarme, así que no habrá otra que saber dosificar las fuerzas para llegar a meta de una pieza.

El siguiente esperará hasta mayo. Tras haber hecho 2 años seguidos la Polar Medio Fondo de La Mussara, este año he decidido intentar atacar la Gran Fondo. 189 km en bicicleta recorriendo las Montañas de Prades con 3.200m de desnivel acumulado. Será un gran reto y una motivación para entrenar sobre la bicicleta, que es sin duda la disciplina que más me cuesta.

El año pasado la hice junto a Carlos, y eso me ayudó mucho. Esta vez no voy a tener a nadie que me empuje y van a ser como mínimo 7-8 horas en las que voy a estar mayormente solo. Genial para preparar las piernas y la cabeza para lo que está por venir.

Esto es todo hasta llegar al verano. En ese momento realizaré un pequeño descanso para empezar la última preparación al 100%. Y es que el día 1 de octubre nos vamos al ¡IRONMAN Barcelona! 

Así es, 3,8km de natación, 180km de bicicleta y 42,2 km corriendo me esperan el día 1 de octubre. Algo que nunca pensaba que estaría preparado para hacer y que este año parece ser, si no se tuerce nada, que va a ocurrir.

Cada vez que lo pienso me viene a la mente que no soy yo quien lo va a hacer, que eso no puede pasarme a mi. Todavía faltan 9 meses, así que a entrenar se ha dicho.

Si tenéis ya vuestros objetivos para el siguiente año, os animo a que los cumpláis sin excepción, y si todavía no los tenéis, aún faltan unas horas para que den las campanadas, así que apresuraos a marcaros vuestros propósitos de año nuevo.

Recordad: cosas realistas, que podéis cumplir y que os motiven. Buscad la motivación en aquello que queréis hacer y os será muchísimo más fácil.

¡Feliz año 2017!