Otra vez aquí, escribiendo estas últimas líneas del año. Y aunque no escriba constantemente, ya no olvido registrar mis carreras y fechas importantes en el blog, dejar constancia y plasmar mis sensaciones.

Hace ya 2 años que escribí el primer resumen del año. Ese 2013 fue mágico, el principio de algo que se va haciendo cada vez más grande. No era consciente entonces y cada vez me percato de que soy incapaz de ser consciente de el lugar al que me llevará todo esto. Lo imprevisible que es todo y las vueltas que da la vida, cambiándote la ruta y ofreciéndote en ocasiones mejores planes.

2016-623x320

El tiempo vuela y hace más de un año que me planteé terminar el Challenge Salou 2015.

Hace ya más de un año que sé que el 2015 iba a ser espectacular.

Hace ya más de un año que no era consciente de lo que iba a llegar a sufrir.

Y hace ya más de un año que no sabía lo mucho que iba a DISFRUTAR.

Recuerdo haber hablado del día en que empecé con esto del triatlón, esa emoción al cruzar la meta de mi primer sprint. Recuerdo esa emoción al darme cuenta de lo que era capaz de hacer por mi sólo, pasándolo mal pero a la vez disfrutando. Y lo recuerdo porque durante todo este año no he parado de sentir lo mismo, una vez tras otra, prueba tras prueba.

Conseguí terminar Challenge Salou, sufriendo hasta el extremo, con unas piernas que no funcionaban desde los primeros pasos de los 21 km de carrera a pie. Conseguí terminar de nuevo el triatlón de Cambrils, aunque este vez en distancia olímpica. Conseguí arrastrarme hasta la meta de un Half de Balaguer infernal. Conseguí, gracias a Ruben, bajar de 1:40h en la media maratón de Salou. Y aunque no fuera ninguna prueba ni estuviera cronometrado, conseguí terminar los 35km de trail de hace 4 días.

La pregunta que muchos se hacen al ver todo esto es: ¿Y para qué? ¿Qué te queda?

Pues bien, lo que me queda no es dinero, ni tan siquiera medallas o premios. Lo que me queda y lo que realmente recuerdo es ver a mi gente esperar en Salou el 31 de mayo, cuando casi todo el mundo había terminado, a que yo llegara a meta, animándome y ofreciéndome su aliento en cada vuelta, mientras sufrían incluso más que yo al ver mi situación.

Me quedo con los enormes buenos ratos entrenando con amigos, disfrutando de estos tres maravillosos deportes.

Me quedo con esos momentos en los que no podía más corriendo por el lecho del río Segre, en Balaguer, donde conseguí sacar fuerzas de donde ya no había para no defraudar a todos y terminar, aunque fuera en última posición. Me quedo con la amistad de esos que son capaces de permanecer 2 horas extras esperándome, tras haber realizado casi 6 horas de competición.

Me quedo con la palabra de Ruben, que dijo que me llevaría hasta el sub 1:40h y así lo hizo, pudiendo realizar una mejor marca por su cuenta.

Me quedo con la sensación de no haber sido el mejor entre todos, pero si el mejor entre mis “yo” pasados.

Me quedo con las ganas de que esto siga creciendo.

Me quedo con la motivación de que quizás este año no consigamos todavía cosas más grandes, pero si que las conseguiremos mejores.

Me quedo con que toca empezar a sentar las bases para que los próximos años sean enormes.

Es casi imposible decir todo lo que me gustaría decir en estas pocas líneas. Pero me gustaría agradecer una vez más a todos los que han formado parte de este gran éxito. No puedo evitar sentirme pequeño cuando me rodeo de tanta experiencia y buen rollo.

Como cada año, terminaré animando a todo el mundo a que haga lo que le llene de verdad. Algo por lo que no se tengan que contar horas, sino momentos. Aquello en lo que realmente seáis buenos, no porque lo hagáis mejor que los demás, sino porque lo hacéis de corazón y lo disfrutáis.

Aprovechad este 2016, que en breve estoy escribiendo un nuevo resumen, y entonces llegan las lamentaciones.

¡Feliz año 2016 a todos!

 

 

Pues ya estamos aquí de nuevo, han pasado dos semanas de la última carrera: Mitja Marató Tarragona 2015.

Tenía unas ganas enormes. Desde que crucé la meta en Tarragona, se empezó a poner entre ceja y ceja mejorar mi marca en Salou. La motivación era enorme y sabía que las piernas podían con ello. Sin embargo, tenía mis dudas. Y esas dudas desaparecieron del todo cuando Rubén me dijo que se apuntaba, y que me llevaría hasta la meta por debajo del 1:40h. Si él lo decía era verdad, sí o sí.

Esta mañana tras desayunar bien he ido hasta Salou, donde me he encontrado nada más llegar con David Balañà y Pep. Hemos ido a recoger los dorsales y estando allí ha llegado Carlos con Alba y también Rubén. Los nervios estaban a flor de piel. Carlos debutaba en media maratón, aunque personalmente sabía que estaba más que capacitado para hacer un carrerón, como así ha sido. A falta de 10 minutos para empezar nos hemos encontrado con Raul, y a partir de allí ya, cada uno a lo suyo.

Raul ha ido siguiendo la liebre de 1:24, Carlos, David, Rubén y yo hemos salido a aguantar la de 1:40 y Pep la de 1:50.

20151214023506

La salida ha ido bastante bien, intentando encontrar el hueco para pasar entre tanta gente e intentando encontrar el ritmo apropiado para toda la carrera, 4:44 min/km era el límite para llegar al objetivo. Rubén lo tenía claro, ritmo constante, ni apretar ni aflojar, regularidad. Y así ha sido, desde el primer momento hemos cogido el ritmo, y los 4 hemos aguantado realmente bien. Iban pasando los km y conseguíamos recortar un poco de tiempo con la liebre, que había salido algo antes que nosotros. En cuanto hemos conseguido colocarnos en el pelotón, nos hemos mantenido, aguantando el ritmo.Continúa leyendo