El tiempo vuela. Y como quien no quiere la cosa, han pasado ya 4 meses y medio desde que empezara a prepararme para el Challenge de Salou. Era septiembre y entonces aún faltaban muchos entrenos, muchos kilómetros y muchas cosas a mejorar hasta mayo. Quedaban 9 meses y parecía que nunca fuera a llegar. Sin embargo el otro día revisando el calendario me di cuenta de que justo me encuentro en el ecuador del tiempo de preparación, 4 meses y medio ha pasado desde que comencé y otros cuatro y medio faltan para que llegue el día.
Mientras, el 2015 ya esta aquí y sé que he estado unos días ausente aunque he seguido entrenando. Sigo con muchísimas ganas de seguir mejorando y más aún de que llegue el 31 de mayo. 
Ayer precisamente fui a realizarme un estudio biomecánico de bici para quitarme de encima el dolor insoportable de cervicales que llevo arrastrando desde que decidí empezar con el triatlón (ya era hora). Fui a TotCos, et Tarragona y la verdad es que me atendieron perfectamente, ahora solo falta subirse a la bici y comprobar que el dolor no se repita, o, como mínimo, que no lo haga tan rápido ni tan fuerte. 
Me quedó pendiente al final contar cómo había ido la San Silvestre. La verdad es que objetivamente fue muy bien, el ritmo medio fue muy bueno y comparando el trazado con el del año pasado, y la reducción de 2 minutos en el tiempo es para estar satisfecho. Sin embargo, en lugar de terminar en 21’18” me hubiera gustado llegar en 19’59”. A pesar de ello terminé el año muy contento por cómo había ido todo y me reservo esta espinita para el 31 de diciembre de este año, en el que espero, hayan cambiado todavía más cosas y pueda ser capaz de rebajar más, si cabe, el objetivo de tiempo.
Nos vamos leyendo!