Buenas a todos. Parece ser que otro año se escapa, y la verdad es que personalmente me ha pasado muy rápido, parece que fuera hace dos semanas cuando escribí el post de 2014. 
Recuerdo (y también leo en el post), que recordaba 2013 como el año en que empecé a correr, en el que descubrí que eso me gustaba y que quería seguir ganando experiencia y, quizás algún día hasta me animaría con un triatlón, cosa a la cual también le tenía muchas ganas. 
Pues bien, resulta que 365 días después (o 368 para ser más exactos), aquí estoy, volviendo a escribir las mismas líneas. Sin embargo muchas cosas han cambiado. Casi nada es lo mismo que el año pasado y voy a ver si os lo puedo resumir un poco. Decía que cada uno hiciera lo que quisiera, aquello que le hacía realmente feliz, y tras encontrar lo que a mi me hace feliz, me he tomado esa premisa al pie de la letra. Termino el 2014 con la sensación de haber hecho muy pero que muy pequeño al 2013, tanto a nivel deportivo como emocional. En 2013 corría, me gustaba y participé en algunas carreras. En este 2014 la cosa ha sido muy diferente, empecé sin entrenar, lo que me llevó a pegarme un gran resbalón en la Media de Cambrils. A pesar de ese mal día, ahora pienso y valoro eso como una gran suerte, fue el toque de atención que necesitaba y desde ese momento y gracias a toda la gente que me ha apoyado y a los profesionales que me han respaldado puedo decir que he conseguido lo que quería.
En el post del año pasado decía que mi reto era poder enfrentarme a los 42,195 km de una maratón en este 2014. La verdad es que no ha podido ser, quizás no fue un objetivo demasiado realista, o simplemente este no era el año, pero en lugar de batir una maratón, lo que he conseguido me llena todavía mucho más. En estos últimos 12 meses he conseguido llevar a cabo los entrenamientos que me programa Oscar, cosa que antes me era imposible si lo hacía por mi cuenta. He conseguido mejorar mi alimentación gracias a Albert, con lo que he perdido algo de peso y ganado masa muscular que marca mucha diferencia y aunque todavía queda mucho trabajo por delante, estoy muy satisfecho. Pero dejando todo esto de lado, (y por eso decía que en lo emocional, este año había sido especial) me quedo con mi debut en triatlón. El 15 de junio, y tras 3 meses entrenando, lo conseguí, terminé mi primer triatlón. Fue un simple Sprint, pero para mí no fue sólo eso. La emoción pudo conmigo desde que faltaban apenas 500 metros para cruzar la meta, por todo lo sufrido aquel día, porque muchas cosas no habían salido correctamente, porque aún así conseguí cruzar la meta, pero sobretodo, porque desde ese momento, lo que tenía claro que vendría era (perdonadme la palabra), ACOJONANTE. Tras eso ya no pude parar e incluso me atreví con un Olímpico que, a pesar de no ir preparado físicamente, terminé por mis santos c….
Desde setiembre hasta aquí, no he parado de mejorar, tanto en natación como en bicicleta, pero sobretodo corriendo. Y es otro motivo por el cual hoy me siento muy grande. Hace apenas 10 días conseguí parar el crono de la Media de Salou en 1h42’02’‘. Con lo que rebajé más de 17 minutos mi mejor marca. ¡Así que termino el año realmente contento! A finales de 2013 jamás hubiera apostado ni un duro a que haría todo esto, y sin embargo lo he hecho. Con lo cual, no hay cosa que me motive más a seguir entrenando lo más fuerte posible y a seguir luchando por conseguir retos mucho mayores. A parte de eso, lo que me gusta más cada día de este deporte es la gente que lo forma y que en los últimos meses he conocido. Gente que sacrifica muchas cosas en su vida para ser finisher, gente que lucha día a día y madruga para llegar a ser eso con lo que sueñan. Todos sois una gran motivación, y espero de alguna manera agradecéroslo.
Esta vez la lista de deseos para el nuevo año será más corta, sólo pido, en lo deportivo, poder terminar el Challenge de Salou del 31 de mayo. Este sí es realmente mi objetivo para 2015. Y tengo el presentimiento que este año, nos lo vamos a pasar todavía mejor…
Para terminar, me gustaría dar las gracias a mucha gente que, aunque parezca que no, tengo detrás y que sin su apoyo me sería realmente imposible. En primer lugar a padres, hermana y pareja. Madrugones y demás hacen que se merezcan este agradecimiento. En segundo lugar a Oscar y Albert, que desde que empecé con ellos las cosas no podrían haber ido mejor. Gracias NutriestilEsport y USK Team jeje. A parte de ellos, como ya he dicho, gracias a todos los buenos amigos que he hecho este año alrededor de esta filosofía de vida. Sois muy grandes. Gracias a Raúl, a Ruben, Joanra, Judith Pérez, Judith Magriñá, Carlos, Ruben Fernández, y seguro que me dejo más gente. Todos los que han compartido un pellizco de su tiempo de entrenamiento conmigo y todos los que lo van a hacer y que aún no conozco personalmente 🙂 . 
Ya sólo me queda animaros, como hice el año pasado a comenzar una aventura, da igual si es similar o no, lo que sea. Algo que como a mí, os lleve a terminar el año mirando atrás y pensando: olé mis cojones.

Así que ya sabéis, levantaros del sofá, y a correr que el 2015 será corto, muy corto.

Buenas fiestas a todos y feliz navidad!

Pues ya está! Hoy he corrido los 21 km de la media maratón de Salou en la que debuté el año pasado. Como os comentaré en un post antes de terminar el año muchas cosas son las que han cambiado en apenas 365 días, mucha gente nueva, muchos más amigos, muchas más carreras y carreras pero sobretodo hacer las cosas bien. Y eso es lo que he podido comprobar mientras esta mañana corría cada metro y mientras daba cada paso.

He salido muy bien, intentando aflojar porque me he puesto rápidamente a 4:40 y la idea era ir por encima de 5 min los primeros km. La gente, la emoción, y las ganas mes llevaban a correr en ese ritmo y al final me he dado por vencido, he decidido obedecer a mi cuerpo y aguantar el ritmo. Algo en mi interior me decía que en algún momento las energías desfallecerían y empezaría a bajar el ritmo pero no ha sido así. Las piernas han aguantado bien hasta el km 7 en el que me he tomado como habíamos programado el primer gel. Sin darme casi cuenta llevaba ya un tercio de la carrera a mis espaldas. En las cuestas se me caía un poco el ritmo hasta los 5:20-5:30 pero rápidamente volvía a apretar y lo mejor, las piernas respondían y se ponían otra vez a funcionar.

Mejor Marca 10k


Hace dos semanas estaba muy contento porque había conseguido rebajar mi marca en 10km a 48 minutos, pues bien, hoy gracias al buen ritmo con el que he comenzado, he pasado, sin darme casi cuenta, por el km 10 en 46 minutos. ¡2 minutos menos! Por si las buenas sensaciones no fueran suficientes, batir la marca de 10km en una media maratón aún me ha subido más el autoestima y me ha ayudado a seguir apretando.

Como ya esperaba, ha habido dos desniveles bastante bestias, teniendo en cuenta lo llana que es esta media en general, en los que ha habido momentos de 7min el km, aún así, gel en el 15 y a terminar dejándome el alma. Cada vez iba mejor, más rápido, aunque también más cansado, y ya en los dos últimos km las piernas me han pedido un poco de aire, y a 4:55 hasta los últimos 200 metros en los que he llegado a 3min el km.

Al final el tiempo total ha sido de 1:42h con lo que estoy tremendamente contento. El año que viene intentaré bajar aún más ese tiempo.

Ahora a recuperar el desgaste y a pensar en el siguiente reto que todavía no estoy seguro de cual va a ser.

Ya os iré comentando. Un saludo

Que cada semana me siento mejor no es ninguna novedad. Cada vez que termino un entrenamiento tengo ganas que llegue el siguiente y de hacerlo cada vez mejor. Tras los 10.000 del pasado domingo sólo tenía en mente seguir entrenando para enfrentarme de nuevo a la media maratón de este fin de semana que viene.

Desde que escribí el pasado jueves han caído unos cuantos kilómetros. Y para variar un poco, la mayoría han sido sobre dos ruedas. Tras los 50 km que hice con Raul el mismo jueves, cayeron 2300m de natación el viernes que la verdad es que sentaron muy bien. Y como os comenté, el sábado tenía pensado hacer una salida en bici con un grupo de gente bastante experta ya en el tema. Pues bien, por suerte al final el plan cambió y salí con un grupo más reducido de gente también experta en bici que me permitieron seguir su ritmo (¿o ellos siguieron el mío?), la cosa es que con las rachas de viento que se acercaban a nosotros y el frío se me hizo realmente duro pedalear cuestas arriba e incluso, en según qué momentos, mantenerme encima de la bicicleta. Después de todo, me lo pasé muy bien compartiendo entreno con compañeros y amigos, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Salieron algo más de 60 km. Sin embargo, seguramente lo más cómico fue ver a todos vestidos de 1 de febrero y en cambio yo, con la equipación de pleno verano. (es lo que tiene que el frío haya llegado de golpe y porrazo y que yo todavía no tenga pantalones largos jeje).

Durante domingo y lunes la verdad es que entrenar poco, pero hoy hemos vuelto a la carga con la mente en el domingo ya y en hacerlo lo mejor posible. Hoy he nadado los 2300 metros por la mañana y corrido casi 9 km haciendo series de 1 minuto a tope hace apenas una hora. Así que ahora toca descansar para volver a estar al 100% mañana por la mañana.

Hoy os dejo cenar tranquilos ya y mañana sigo informando. ¡Buenas noches!

Tras el descanso del martes ayer tocó volver a entrenar e hice los 1800 metros de natación y después bicicleta light. Al final salieron 50 km en casi 2 horas que aún así, y a las alturas de temporada que estamos, se me hicieron no duros, sino pesados. 
Hoy ha tocado volver a correr algo en serio después de hacer menos de 30 minutos de run el lunes para activar piernas tras los 10.000 del domingo. Hoy han sido más de 13 km con series de progresivos en bajada. La verdad es que tengo ganas de que llegue el domingo 14 para ver de lo que soy capaz en una media maratón y para seguir comprobando las mejoras con el paso del tiempo.
¡Se nota que ha llegado el invierno! Empieza a hacer frío, y con la humedad, ya te puedes tapar que lo acabas sintiendo bien adentro. Así que no queda otra que apretar un poco el ritmo para generar un poco de calor. Eso, y no pararnos demasiado tiempo en los semáforos (poco se habla de lo que tardan los semáforos cuando tienes frío).
En fin, mañana otra vez a nadar, y el sábado quizás muera si finalmente me decido a ir en bici con otros 50-60 locos por los pedales y con mucha más experiencia que yo. Ya veremos como va el tema. Si no vuelvo a actualizar el blog pasado el sábado, es que me he quedado a medio camino.
¡Un saludo!

La verdad es que al empezar el día la cosa no pintaba muy bien, tras madrugar para desayunar correctamente, llegar con casi hora y media de antelación e ir a buscar los dorsales, empezó a llover.
Nos temíamos que llovería desde ya hacía días y así fue. Eran las 9:30 aproximadamente cuando la lluvia hizo su acto de presencia contundentemente pero por suerte, en apenas 10 minutos dejó de llover. Lo justo para calentar y salir a correr.
Sorprendentemente, tras dos días sin para de diluviar, el tiempo nos dejó correr tranquilos durante un buen rato, con apenas viento y sin lluvia. Personalmente, tras haber calentado mejor que otras veces empecé con ganas de hacer un buen tiempo, de bajar de los 50 minutos y de poder llegar, si se podía, a los 47. Así que dejándome llevar un poco por la emoción, salí a 4:35 el km, sabiendo que durante unos minutos sería capaz de aguantar y confiando en que, con el entrenamiento realizado y el calentamiento, las piernas fueran capaces de aguantar hasta el final.
La verdad es que sorprendentemente, o no, las piernas aguantaron el ritmo. El segundo km salió en 4:46 y el tercero en 4:25, igual que el km 4. El circuito en este momento no resultó ser el mejor. Una larga recta de casi 3 km en la que no conocía exactamente el punto de giro se me hizo demasiado eterna y las piernas empezaron a pedir algo más de calma, con lo que el km 5 lo corrí en 4:47 y ese fue el ritmo que mantuve hasta el 7. Momento en el que durante unos minutos llovió con cierta intensidad y el poco viento que había se puso en contra. Aún así seguí sin bajar más el ritmo y llegué a los últimos mil metros con fuerzas para volver a bajar a 4:40.
Al final, no pude llegar a marcar 47 minutos, pero me conformo con los 48 que realicé. La verdad es que terminé muy contento. Supongo que dejar atrás la barrera de los 50 es un gran paso y mentalmente me siento mucho mejor ahora. El siguiente paso es bajar de esos 47 minutos y la oportunidad vendrá el día 18 de enero en la MCD de Tarragona de nuevo. Como en el plan no entran aún los cuarenta y doses ni los treintas, volveré a realizar la modalidad de 10.000 metros.
Pero antes de la MCD llega la media maratón de Salou del día 14 de diciembre en la que por fin me volveré a enfrentar a los 21 km. Esta vez seguro que mucho mejor fisicamente que la última vez y estoy casi seguro de que voy a voy a conseguir hacer un tiempo algo más digno.
Por el momento hoy ha tocado volver a los entrenamientos y recuperar el desgaste de ayer. Han caído 2200 metros de natación y 30 minutos de carrera continua para estirar un poco las piernas. Mañana descanso, y el miércoles volvemos a tope.
Como siempre, iré comentando cómo va la cosa. ¡Nos vamos leyendo!